Aún no eres un seguidor del blog?!

martes, 6 de diciembre de 2016

Regresando de Galeras

Vale. Es cierto que el título de este artículo resulta exagerado. Lo sé (y los que me conocen, aún más). Pero durante los últimos tres meses me he auto impuesto un régimen de escritura que, para mi, equivale al de un galeote... literario.  Algo que habréis notado, sobre todo los lectores del blog (en Facebook he estado un poco más activo). Y si no he comentado nada por aquí se debe, sencillamente, a que la mayor parte del tiempo libre del que he dispuesto ha estado dedicado a progresar con mi última novela. Un proyecto que surgió durante una conversación, en la que me propusieron el reto de convertir un relato en algo más, y como tal lo fui elaborando. Poco a poco. Hacía varios años que no me embarcaba en un texto de tanta extensión, comenzó como algo que "quizás encontrase acomodo en una editorial algún día", y por eso me lo tomé al principio con bastante calma; interrumpiendo el proceso cuando se ha abierto alguna convocatoria que me interesase. Convirtiéndose en una obra que quería acabar, pero no lograba culminar.


Todo comenzó con la convocatoria para la antología Chikara. Para un fan del estudio Ghibli, el reto de crear una historia que estuviese imbuida del espíritu y el "aroma" de películas tan admirables como El castillo ambulante, La princesa Mononoke, o El castillo en el cielo no podía dejarse pasar. Y aunque la historia que presenté no logró entrar en la antología, hablando meses más tarde sobre ello con una de las personas involucradas en la selección surgió la propuesta que he comentado antes: aprovechar el universo y los personajes del relato para escribir una novela.

Al principio, reconozco que me pareció que iba a ser una tarea imposible. A pesar de que ciertos momentos estaban resueltos con algo de premura, para poder ajustarme a los límites de extensión de la convocatoria, no sabía cómo hacer para que aquella historia necesitase  la extensión de una novela. De modo que acabé por reelaborar la trama y añadir muchos elementos nuevos, entre los cuales se colaron varios pertenecientes a otro proyecto que se me había quedado estancado tiempo atrás (relacionados con la ambientación y el trasfondo). Eso me ayudó a crear una nueva sinópsis, más compleja, y a dar los primeros pasos hacia las 60.000 palabras que me puse como objetivo.

Al tratarse de un desafío personal y no contar con ningún plazo estricto, el proceso se ha ido alargando y dilatando durante el año. Como "horizonte orientativo" me había marcado el mes de Septiembre, pero a finales del verano ya sabía que eso sería imposible. A pesar de estar imponiéndome una rutina de escritura diaria, los parones para preparar tal o cual convocatoria y el hecho de añadir modificaciones en la sinópsis a medida que la historia los iba "pidiendo", a cambio de replantear ciertos episodios o tramas de personajes, ralentizaban el progreso. Y fue entonces cuando alguien relacionado con una editorial supo del proyecto y se interesó por él.

Sin entrar en muchos detalles, puedo decir que la historia les gustó. Y al preguntarme por una fecha orientativa sobre cuándo podría tener acabado el manuscrito, me atreví a decirles la Navidad. Lo cual, de inmediato, hizo que dejase de escribir nada que no estuviese relacionado con la novela (los seguidores de Facebook han podido comprobarlo, con la ausencia durante estos meses de mis "relatos inspirados en fotografías"). Un esfuerzo que se ha intensificado durante el mes pasado, revisando el final de la sinopsis para adecuarlo a todas las modificaciones que habían ido surgiendo por el camino y, de paso, procurar conservar el tono original del relato.

¿El resultado final? Solo han sido 57.000 palabras, pero considero que el objetivo está conseguido. El manuscrito va a viajar bien pronto a las manos de los lectores críticos, y solo puedo desear que sus opiniones sean favorables. A título personal, considero que es resultado de todo lo que he aprendido de mis errores, desde El secreto de los dioses olvidados,  amén de las enseñanzas de cursos y críticas de compañeros. Así pues, quiero pensar todo ello ha debido servirme para completar una obra más redonda. El tiempo lo dirá, si la suerte acompaña, a principios de 2017.

martes, 13 de septiembre de 2016

Futuros encuentros con lectores Steampunk.

Septiembre está siendo un mes bastante atareado y, para mi sorpresa, aún me están surgiendo nuevas obligaciones. Aparte de estar intentando ponerle punto y final al último proyecto de novela que me llevo entre manos, voy a participar en un par de charlas sobre literatura Steampunk en las que espero que pueda reunirme con lectores veteranos y nuevos aficionados al género.

17 de Septiembre. Feria Retrofuturista.


Organizada por el grupo Steampunk Madrid, va a ofrecer un amplio abanico de actividades a partir de las 11:00 para que disfruten los visitantes y que los amantes del victorianismo ucrónico puedan lucir sus galas. Por mi parte, además de intentar participar en alguno de sus talleres, procuraré añadir lo que buenamente pueda al debate sobre el Steampunk que tendrá lugar a partir de las 17:00, junto con otros autores. Si os interesa, la dirección y más información en la página de Facebook.



25 de Septiembre. Jornadas Abretelibro!

Después de varios años participando en sus concursos, me hizo ilusión recibir la noticia de que contaban conmigo como "autor reserva" para la mesa que iban a dedicarle al Steampunk en la Casa del Lector. Una suplencia que, debido a problemas médicos de uno de los ponentes, me ha permitido salir del banquillo para formar parte del equipo titular y ponerme una vez más delante de los micrófonos. Será el domingo 25, a las 10:00, y como compañero de debate tendré a Eduardo Vaquerizo, con quien ya compartí una experiencia similar en las I Jornadas Steampunk que organizó la editorial Nevsky el año pasado.


Eso sí, las jornadas empezarán el sábado 24 y, como siempre, darán la oportunidad a los que acudan de saber un poco más sobre un interesante surtido de temas literarios (filosofía, novela histórica, teatro, thriller...), por lo que os animo a consultar su programación y pasaros por allí para aprender algo de boca de los autores y editores invitados.


Así pues, espero poder encontrarme con alguno de vosotros en estos eventos. Y si queréis acercaros con un ejemplar para llevaros una dedicatoria, no os preocupéis que llevaré "las plumas de firmar". 


jueves, 1 de septiembre de 2016

Entresijos Editoriales: Ediciones Nevsky

Abrimos el mes de septiembre y la temporada otoñal con una nueva entrevista a los responsables de un sello editorial; en este caso, los de Ediciones Nevsky. Un sello que comenzó centrado en la traducción de autores rusos, nos ha dado bastantes alegrías al hacer hueco a la ciencia ficción y lo fantástico nacional (en especial Sofía Rhei y Angel Luis Sucasas), y que ahora parece estar pasando por un periodo de readaptación, en el cual han vuelto a fijar sus miradas en los textos eslavos. Por mi parte, y a título personal, debo decir que estoy encantado de contar con ellos entre mi grupo de "conocidos del mundillo", y que espero que su tarea siga por muchos años.


1. Defínete como lector/a. Gustos, influencias...
Somos lectores bastante eclécticos, creemos que un editor tiene que serlo un poco. Aunque publiques género, por ejemplo, hay que leer otras cosas. Aunque publiques narrativa, hay que leer poesía. Y es una obviedad, pero en cuantos más idiomas puedas al menos leer, mayor ventaja tendrás para descubrir cosas y alimentar tu sello. La combinación de los gustos y la formación de los dos socios y editores de Ediciones Nevsky asegura bastante variedad y diversidad en nuestras lecturas, lo cual solo puede ser bueno para la editorial.

2. ¿Qué te empujó a crear un sello editorial?
¿La inocencia? No, en serio. Intentábamos abrirnos camino como traductores, pero no conseguíamos colocar todas nuestras propuestas. Un día nos dijimos que por qué no las publicábamos nosotros… El resto son casi seis años de lucha.

3. Autopublicación, piratería... ¿No es un momento arriesgado para embarcarse en esta aventura?
Nosotros estamos abiertos a otras fórmulas y modos, ¡siempre que sean legales! No somos contrarios a la autopublicación; es más, en nuestro caso nuestra experiencia editorial era prácticamente nula en nuestros inicios. Aprendimos caminando, también equivocándonos. Pero también creemos que los editores siempre serán necesarios, de una forma u otra. Eso se ve de forma clara cuando te llegan manuscritos para su valoración, que no están “pulidos” a un nivel de profesionalidad mínimo, pero ves que tienen buenas ideas detrás, incluso talento narrativo. Los editores manejamos herramientas todos los días que pueden ayudar a los escritores a que sus propuestas brillen más. Pero ojo, quien quiera autopublicarse, bienvenido sea. Sobre la piratería… mejor no hablamos. Hay que tener mala fe para piratear libros de editoriales pequeñas que ya de por sí lo tenemos complicadísimo para sobrevivir, y que lo hacemos mes a mes, como cualquier hijo de vecino.

4. También se dice que hay demasiados escritores y demasiados pocos lectores... 
Lo de que hay demasiados escritores, no lo sabemos, y tampoco nos parecería malo que existiera un “exceso” de creatividad. La industria editorial necesita a los creadores. Desgraciadamente, que haya pocos lectores es una obviedad en nuestro país, y algo que encima las instituciones no se esfuerzan en solventar.



5. Lectores, escritores, editores... ¿Cuánta influencia tienen a la hora de «poner de moda» cierto género?
Sólo hay dos cosas que pueden poner de moda un género: los medios audiovisuales (cine, televisión, videojuegos) y las campañas de márketing. Es absurdo pensar que los lectores, los escritores, y mucho menos los editores, tengan ninguna influencia en las modas.

6. Para publicar en tu sello... ¿Cuentos o novela?
Estamos pasando una etapa de regreso a los orígenes; así que diría que ser ruso.

7. ¿Qué buscas en un manuscrito a la hora de valorarlo?
Que me sorprenda de alguna forma.

8. ¿Cuál es el principal error que cometen los autores al enviar manuscritos?
Sin duda, enviarlos sin prestar atención a la lista editorial, a los géneros que publica la editorial en cuestión; o bien enviarlos cuando no tenemos abierta la recepción de manuscritos. Eso nos da una pista de que no se han molestado ni en mirar nuestra página web.


9. ¿Cuál es el libro del que estás más satisfech@?
Nuestra edición de El Maestro y Margarita.

10. ¿Un/a autor/a que te haya hecho ilusión publicar, o quien te gustaría trabajar?
Pocas veces se puede presumir de publicar a alguien que pasará a la historia de la literatura, pero creemos que será el caso de la joven autora rusa Anna Starobinets.

11. Un proyecto del que puedas hablar... 
Estamos trabajando en una antología definitiva, en dos volúmenes, de la ciencia ficción rusa y soviética, que va a ser sencillamente espectacular. El primer volumen se publicará en otoño, y creemos que será uno de los libros del año.

12. Recomiéndanos una lectura (que no sea de tu editorial).
En España hay pocas revistas de creación literaria, y eso supone un problema grave para el tejido cultural del país. Recomendaré dos revistas que destacan por sus contenidos y niveles de calidad: SuperSonic y Presencia Humana.