Aún no eres un seguidor del blog?!

viernes, 26 de agosto de 2016

"La primera ley" de Joe Abercrombie

Aunque lo normal es que haga reseñas individuales de cada libro, incluso cuando se trata de una serie, el caso es que con La primera ley me veo obligado a hacer una excepción por la forma en que está concebida (y las impresiones que me ha causado). Por lo tanto, venga aquí mi opinión sobre la trilogía fantástica que ha hecho famoso a Joe Abercrombie.

En primer lugar hay que hablar sobre el universo en el que se desarrolla la historia. Y la mejor palabra para calificarlo que se me ocurre es hostil. Muy hostil. No sólo es que la mayoría de sus personajes vivan enfrentados a uno o más personajes, es que los lugares por los que se mueven son peligrosos (páramos helados, desiertos inacabables, ruinas malditas, campos de batalla de toda índole...). Y a eso hay que añadirle el toque Peckimpahniano con el que ha aderezado a sus personajes, de tal manera que todos ellos tienen defectos (físicos y/o de carácter) y secretos oscuros que callar. Lo cual es lógico, en un mundo egoísta como el que viven. Un mundo vendido al precio del beneficio que se pueda conseguir a costa de otros.


La saga comienza con La voz de las espadas, un tomo que sirve en esencia para presentarnos a los personajes principales de la saga, además del universo y las relaciones entre los distintos bandos que van a enfrentarse. Y precisamente eso es lo que me empujó a no escribir una reseña al acabar el libro, y continuar con la lectura de la saga. Porque, aunque los fans de Abercrombie que puedan leer esto me critiquen al expresarme así, la sensación al llegar a la última página fue como si El señor de los Anillos terminase su primer libro tras el Concilio de Elrond. Lo cual no quita para reconocer que se disfrutan mucho todas esas páginas en las que nos hemos ido haciendo una idea del carácter de cada uno de los protagonistas y sus claroscuros: Logen Nuevededos, como el guerrero norteño que ya está a vueltas de todo y al que le resulta imposible desprenderse de su violento pasado; Jezal dan Luthar, el joven noble, egoísta e inconstante, que ambiciona llegar a lo más alto de la élite a través de la carrera militar; Ferro Maljinn, la rebelde que una vez fue esclava y sólo vive para su ansia de destruir a los que la encadenaron; Bayaz, el mago cuyos poderes han empezado a palidecer pero se niega a dar por perdida la guerra que comenzó siglos atrás; Collem West, el héroe militar de origen humilde al que desprecian el resto de oficiales de la nobleza; y, por último, Sand dan Glokta, ex-soldado reconvertido en inquisidor tras sufrir el horror y las mutilaciones de las prisiones del reino Gurkhul, que lo redujeron a una sombra de su gloriosa figura.

Con estos personajes, Abercrombie desarrolla una historia punteada de episodios épicos, pero sucios, cargados de violencia que llega a ser demasiado explícita, al tiempo que maneja una trama soterrada de corruptelas palaciegas, falsas lealtades y auténticas conspiraciones para hacerse con el poder. Dos planos que se dividen durante la trilogía, hasta confluir en el último de los volúmenes. Mientras Bayaz y su compañía nos sirven la acción pura y dura, Sand dan Glokta es el que nos conduce por los elementos más escabrosos moralmente, sobre todo con las descripciones de las torturas y las motivaciones de los gobernantes, acompañado por un despliegue de humor negro que resulta admirable.


No quiero dar demasiados detalles sobre la trama de la trilogía, ya que hay ciertas revelaciones que no conviene estropear, pero procuraré explicarla lo mejor posible: el reino de La Unión domina una gran parte del mundo circular, aglutinando a centenares de nobles desde hace siglos. Sin embargo, el rey es ahora un viejo idiota y sus consejeros están en una continua por favorecer sus intereses. Y lo que todos ellos ignoran es que un terrible enemigo está hablando a los oídos de los enemigos de La Unión: los Norteños y el Imperio Gurko. Animándolos a coger las armas. Encendiendo los fuegos de la guerra. Una guerra en la que se emplearán armas convencionales, alquimia, magia y objetos místicos de un poder desmesurado, pues están involucrados los supervivientes del conflicto que provocó la división entre los magos, allá en los albores de los tiempos. 

Como ya he dicho, La voz de las espadas constituye la presentación general de la situación, mientras que Antes de que los cuelguen cubre las batallas en el norte y El último argumento de los reyes narra la invasión de La Unión y el desenlace final de la guerra.


Por supuesto, siguiendo la corriente actual de la fantasía, no nos conviene encariñarnos demasiado con los personajes, porque las muertes violentas están al orden del día. Pero, como ya decía al inicio, incluso resulta complicado empatizar con sus protagonistas. La mayoría de ellos tienen las manos tan sucias de sangre que ni ellos mismos se consideran dignos de redención, mientras que el resto actúa por motivos tan egoístas que no resultan dignos de admiración (salvo que seamos de los que admiramos a cabrones desalmados). Eso hace que, aunque en un principio resulte fácil buscar similitudes con Canción de Fuego y Hielo, a medida que vamos leyendo veamos que no hay ningún Ned Stark, ningún Jon Snow, ninguna Daenerys Targaryen. No hay nadie intentando hacer lo justo, porque Abercrombie nos sitúa en un mundo injusto en el que cada cual hace lo necesario para sobrevivir. 

Así pues, recomiendo La primera ley para todo aquel que se considere fan de El padrino, Harry el sucio, Los señores del acero y cualquier otra historia de anti-héroes de la peor calaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario