Aún no eres un seguidor del blog?!

miércoles, 31 de diciembre de 2014

"Medallero" del 2014

Este es un artículo que me he preguntado si debía escribir en el mismo instante en que he puesto el plumín sobre el papel (a pesar de que imita lo que ya he hecho en años anteriores). ¿Es correcto hacer un resumen de los logros conseguidos durante el año? ¿Acaso no habrá quien lo entienda como un exceso de pompa por parte de un autor que no tiene demasiado de lo que presumir? ¿No sería mejor cambiar esta "costumbre" y mostrarme más modesto?

Y al final he pensado que la falsa modestia no va conmigo. Quien me conoce sabe que le tengo mucho cariño a lo que escribo, y que me puede la ilusión por ver que a los demás (cuantos más mejor) les gusta. Pero no por eso dejo de ser igualmente realista, y sé que no sólo hay otros autores derramando su enorme creatividad en lo que escriben, si no que es muy complicado ser siempre tan bueno (al menos) como ellos. Así que creo que tengo todo el derecho del mundo a sentirme orgulloso de estos logros.

En ese recuento de cosas positivas la primera anotación corresponde a las antologías de cuentos en las que he ido apareciendo durante el año. Comenzando por Ácronos 2, que supuso además la confirmación del proyecto iniciado por Josué Ramos y Paulo César Ramirez, al unirse a sus filas figuras del panorama steampunk como Selena J. Chambers, Eduardo Vaquerizo o Rodolfo Martínez. Poco después le llegaría el turno a Alambre de Letras, con sus muchas versiones de la Gran Guerra que nunca fue (y que con toda probabilidad se trate del libro más llamativo en el apartado gráfico de todos en los que he participado este año). Y para completar el pódium del 2014, mi primera colaboración junto a los miembros de NOCTE: Donde reside el horror; la antología con reminiscencias de los mundos de Lovecraft que me ha permitido cumplir el sueño de todo aficionado a las historias del "genio de Providence": la oportunidad de intentar emular al maestro.

Las antologías que completan la lista de mis participaciones en el 2014 son Cuentos en el bolsillo y Navidades sangrientas, fruto de mi participación en los concursos del foro Abretelibro!. En ambas ocasiones, con relatos de corte terrorífico que obtuvieron unas críticas muy dispares (el cuento "navideño" entró en el palmarés del concurso, mientras que el otro les evocó a los lectores similitudes estilísticas con China Mieville pero no superó a sus competidores). Y aunque no estuviera incluido en una antología, creo que este es un buen lugar para mencionar Buscadores de leyendas, mi colaboración en el número dedicado al Steampunk de la revista INARI (con una versión extendida del relato que ganó el "Castillos en el Aire" de Dragones y Steampunk).

Logros de este año que no podré disfrutar hasta el 2015 fueron mi inclusión en la edición digital de The Best of Spanish Steampunk (con un relato significativamente terrorífico); la colaboración en el próximo volumen de Ácronos (en un ejercicio de mezcla de influencias que combinará a H.G. Wells, las películas de Miyazaki y los animes de robots gigantes); y, por último, la próxima publicación (espero) de los relatos ganadores del concurso Mil Palabras: Terror, para poder presumir de historia de actividades paranormales y el miedo al intruso invisible.

Aparte de todo esto, también me alegra recordar las oportunidades que me han dado para estar en los eventos de promoción y en alguno de "tertuliano literario". Y haciendo memoria, han sido más de los que esperaba.

La primera, y en la que más protagonismo tuve (aunque fuera sólo por falta de más compañeros con los que compartirlo) fue la entrevista radiofónica en La Biblioteca Encantada de Radio 21 para hablar sobre Ácronos 2. Sin la presión de un público que pudiera causarme miedo escénico y en un ambiente tan amigable como el del Pub Ithilien, se convirtió en casi dos horas de disfrute. A esta entrevista le siguieron las múltiples presentaciones de Ácronos 2, tanto en librerías como en grandes eventos (Feria del Libro, Sant Jordi, Festival de Fuenlabrada, SteamCon de Zaragoza) que me sirvieron para conocer a un buen número de los autores que colaboraron en este volumen... y trabar amistad con algunos de los colectivos steampunk del país.

Aparte de estas actividades de promoción, también merece la pena comentar mi colaboración en la Semana Gótica de Madrid; el compromiso que más miedo escénico me provocó y, a la vez, el que más ilusión me hizo. Reconozco que me sentí un poco empequeñecido frente a mis compañeros de debate, eso sí, pero es una experiencia que espero seguir repitiendo en el futuro.

¿Qué más puedo reseñar de este año? Pues el haber sido "aceptado" dentro del grupo de tertulianos que conforman el grupo Madrid Escribe, en el cual he podido trabar amistad con unos cuantos soñadores que, como un servidor, mantienen la ilusión por contar historias que hagan disfrutar a los demás. Y en ese mismo sentido, debo recordar también la muy satisfactoria experiencia que fue mi asistencia a la HispaCon de este año.

Si no me equivoco, hasta aquí puedo llegar. Este es el resumen más completo (y breve) que puedo hacer de los momentos más significativos del año. Ahora sólo queda esperar a que el 2015 iguale (por lo menos) estas emociones y mantener la ilusión para sacar adelante los proyectos que me he ido planteando durante estos meses (señores editores, ahí voy a estar). Así que me despido, confiando en que vuestro recuerdo de este año sea igualmente grato y que en los próximos 365 días podáis celebrar también muchos momentos felices.

viernes, 26 de diciembre de 2014

"Aleación de Ley" de Brandon Sanderson

Entre los años 2006-2008, Brandon Sanderson publicó la trilogía de Nacidos de la Bruma; una saga de fantasía épica en un universo dominado por el terrorífico Lord Legislador, donde existía un reducido grupo de elegidos capaces de usar el poder de una extraña magia llamada alomancia (una habilidad de tintes alquímicos, en la que el cuerpo de la persona actúa de crisol para determinados metales). Sin embargo, tras dar por terminada esta historia, Sanderson quiso fantasear sobre cómo se desarrollaría en el futuro esa sociedad que había inventado. Y un punto intermedio entre la trilogía original y la que sería su nueva ambientación se ubicó Aleación de Ley: una novela de aventuras clasificable como Weird West.

Personalmente, me considero una fan "no practicante" de Brandon Sanderson. A pesar de la extensa cantidad de obras que ha publicado, sólo había leído una de ellas antes de esta: Elantris. Sin embargo, mi falta de fidelidad se debe al hecho de que las ambientaciones de las demás novelas no me resultaron atractivas. Elantris planteaba un mundo de fantasía épica en decadencia, y Aleación de Ley me picó la curiosidad precisamente por su trasfondo Steampunk.


(portada británica del libro)

¿Steampunk? ¿Pero no era Weird West? Me explico. Esa ambivalencia se debe a que el universo nos recuerda a esos dos géneros: Elendel, una ciudad de brillantes avances tecnológicos (una especie de Nueva York decimonónica, mejorada por la ciencia del vapor y la electricidad), contrapuesta a los Áridos, un territorio donde la ley es practicada sólo por unos pocos valientes, enfrentados a grupos de forajidos. Cierto es que la mayoría de la acción transcurre en la ciudad, pero el protagonista y sus compañeros no dejan de compara cada lado de esta moneda una y otra vez. Amén de que el vestuario de los personajes recrea de inmediato la imagen de un vaquero en la mente del lector. Y el hecho de que el componente "mágico" (la alomancia) tenga una gran relevancia argumental me hace situarla dentro del género Far-West fantástico.

El planteamiento de la historia es sencilla: tras muchos años ejerciendo de Vigilante en los Áridos, una terrible pérdida personal empuja a Lord Waximillian Ladrian a regresar a Elendel para tomar las riendas de su decadente casa nobiliaria. A partir de entonces su costumbre de inmiscuirse en los asuntos de la policía le irá causando problemas de lo más variopinto, hasta verse inmerso en una increíble conjura que amenaza socavar los cimientos del poder aristocrático de Elendel.

Eso sí, aunque la historia gire en torno a un caso misterioso (unos escurridizos asaltantes de trenes) y el protagonista (y su amigo/ayudante) actúen como defensores de la justicia (a pesar de la policía), la comparación con cierto detective asesor no son fáciles. A menos que lo comparemos con el Sherlock de Guy Richie, estrenado en cines dos años antes del lanzamiento de la novela. Comento esto porque, aún siendo discutible el nivel de influencia que pudiera tener sobre Anderson, cierto es que al pensarlo uno encuentra bastantes similitudes en la ambientación y la personalidad de sus protagonistas (aunque en la novela es probable que debieran intercambiarse los roles entre Robert Downey Jr y Jude Law). De todo esto puede deducirse cuánto prima la acción a lo largo de la trama: tiroteos, persecuciones, explosiones...

Sanderson hace evolucionar la historia siguiendo el esquema arquetípico de una trama de detectives: presentando el misterio y dejando luego que el protagonista demuestre sus habilidades deductivas, reuniendo las piezas del puzzle de forma paulatina junto con sus compañeros de aventuras; lo cual lo va llevando hacia los preceptivos enfrentamientos con los aliados o lacayos del cerebro criminal responsable de todo. Eso sí, aparte de esas escenas de acción trepidante el lector también puede divertirse con la traviesa conducta de Wayne, el ayudante de Waximillian, y con los muy peculiares problemas del antiguo Vigilante con las mujeres y la encorsetada sociedad de Elendel.


(imagen de la portada en la edición USA)

La parte más original (y que, habiendo leído la trilogía inicial, supongo que será más fácil de entender) es el funcionamiento de la alomancia y la feruquimia: una "anomalía" física por la cual ciertos individuos actúan como catalizadores de un metal (o par de metales) concreto. Estas habilidades se activan de formas diferentes, pues en un caso la persona consume (literalmente) ese metal para llevar a cabo ciertas proezas físicas o mentales, mientras que otras le son "innatas" por esa misma relación con el metal, de forma que puede hacer un uso más generalizado de ellas. Así, por ejemplo, el protagonista tiene vinculada su naturaleza al acero (y lo ingiere en forma de limaduras diluídas en alcohol), lo cual le permite "quemarlo" para percibir la presencia del metal alrededor y actuar sobre el acero que le rodea, con una forma muy especializada de "telekinesis", por así decirlo. Sin embargo, cada metal tiene asociadas una propiedades alománticas diferentes, por lo que las habilidades que despliega cada personaje varía según el metal (o aleación) vinculado a su naturaleza (aceleración temporal, regeneración, control mental...)

Como ya he dicho, aparte de la dificultad de comprender cómo funciona la alomancia y la feruquimia al principio, la novela es muy amena. Como libro independiente funciona a la perfección ya que la mención al pasado de Elendel, a través de ciertos personajes mitológicos y sus religiones, no estorba a la lectura (y puede desarrollar interés por la saga de Nacidos de la Bruma). Un detalle interesante, y casi pintoresco, es el uso de portadas de periódico figuradas que abren varios de los episodios; una nota de color que permite a Sanderson introducir detalles sobre esta nueva versión del universo de Scandriel sin estorbar a la historia. El único pero, eso sí, se puede encontrar en el hecho de que deja abierta la puerta a una secuela que remate del todo la trama; y, como sucedió con Elantris, se trata de continuaciones "en preparación".

lunes, 15 de diciembre de 2014

Mi Primera Aventura HispaCon

Aunque la convención acabó el lunes pasado, y de seguro que habréis podido leer muchos artículos contando las noticias más relevantes de lo que allí ocurrió, ajetreos varios y otros compromisos me han impedido sentarme a redactar la crónica de mi primera experiencia en una HispaCon. Así que empezaré diciendo que la he disfrutado mucho. Confieso también que no había previsto asistir, ya que siempre pensé que era un evento para profesionales y veteranos del mundillo (entre los cuales aún no me atrevo a añadirme). Sin embargo, durante la presentación de Retrofuturismos de Nevsky me recomendaron que asistiera de una forma bastante vehemente y, por suerte, hice caso a mi consejero.

Para aquellos que no se enterasen, la HispaCon tuvo su sede este año en Montcada i Reixac; un municipio en la provincia de Barcelona, que de hecho (aunque apartado) forma parte de la capital. Allí se dieron cita editores, profesionales de la traducción, blogueros y autores de ciencia-ficción, fantasía y terror, para hablar sobre asuntos de interés, presentar nuevos libros, y de paso conocer a los ganadores del premio Domingo Santos y los Ignotus.

Por desgracia para mi, me fue imposible acudir a la primera jornada de actividades, el día 6. Así que no pude asistir a presentaciones (Calabazas en el Trastero, Retrofuturismos) y charlas (la ci-fi "hard" en español, los límites del steampunk, la nueva ciencia ficción...) que había marcado al ver el calendario de actividades. De hecho, en ese día sólo tuve tiempo para acercarme a Montcada y descubrir que había sido demasiado optimista respeto a la regularidad de paso de los trenes de cercanías. Aunque, por suerte, coincidí con un compañero habitual de la tertulia Madrid Escribe: Magnus Dagon, junto con Raelana Dsagan, lo cual sirvió para cenar en compañía y ponerme al día sobre lo que me había perdido.

El domingo 7 comenzó con la desilusión de no poder llegar a tiempo al inicio de las actividades (de lo cual aprendí que debería haberme hecho con los horarios de cercanías), pero fue evolucionando a mejor hasta acabar con una enorme satisfacción. La mejoría comenzó con las mesas de debate a las que asistí: tanto el problema de la traducción en la literatura fantástica como la posterior charla sobre los blogs (y su influencia en el mundo literario) reunieron a una numerosa audiencia con ganas de escuchar anécdotas y preguntar a los ponentes. De hecho, la mesa sobre blogs me permitió poner cara y voz a Sergio Mars, cuyo Rescepto indablog es una fuente inagotable de datos sobre la literatura de fantasía y ciencia-ficción. Y a pesar de la coincidencia de horarios, me alegró poder acudir después a la charla con Nina Allen (la autora de Máquinas del Tiempo), o recorrer las distintas formas en que el cine ha abordado la representación del futuro.


(Aunque parezca mentira, esto es una charla sobre la traducción de literatura fantástica)


(De izquierda a derecha: Sergio Llamas, de El Rincón de Koreander, Alfredo Álamo de Lecturalia, Alexander Páez, y Marc Miarnau de La Casa de El. El mundillo blogger bordeando la masa crítica)

Sobre todo, lo más interesante de este día (y de la HispaCon en general) fue la posibilidad de coincidir con esos autores y departir con ellos sobre la situación del mundo literario desde diferentes puntos de vista, amén de aprovechar para comentar proyectos literarios futuros con algunos editores a los que ya había tenido el placer de conocer (véase Tyrannosaurus Books, por ejemplo). Conversaciones que tuve el placer de continuar durante la cena de la gala de entrega de los Ignotus, al coincidir en la mesa con Ignacio Borraz (compañero de antología en Libro de Monstruos), Inés Arias de Reina (profesora de Escuela de Fantasía), Pedro Moscatel (autor Acrónico) y Ricard Ruiz Garzón (profesor en el Ateneu Barcelonès). Nada mejor que compartir charla con unos profesores tan reputados y unos autores tan simpáticos para hacer de la velada algo interesante.

De la gala, por cierto, recordar el premio Ignotus otorgado a la web Tercera Fundación (uno de cuyos responsables, José Cárdenas, también es contertulio habitual de Madrid Escribe); el galardón por duplicado que se mereció Eduardo Vaquerizo (con quien es un honor haber compartido sitio en Ácronos 2 y Alambre de Letras); y, por último, el premio Domingo Santos que se concedió a Juan Laguna Edroso, presidente de NOCTE, y que fue recogido por nuestro compañero de mesa Pedro Moscatel.

La única desilusión, y muy pequeña, fue una de las actividades paralelas que se habían organizado: el juramento de la Guardia de la Noche. A pesar de reunir a unas treinta personas, más que dispuestas a vestir el negro, me había hecho la ilusión de que contarían con la colaboración de algún grupo de cosplayers para hacerla más "verídica". Pero eso sí, conste que hice mi juramento.

Ya por último, insistir en la muy buena sensación que me llevo de la HispaCon. Que el año que viene estaré atento para no faltar a la cita en Granada. Y que la gala me ha creado una nueva ambición: poder colocar un monolito en el salón de mi casa.

lunes, 1 de diciembre de 2014

Autores Acrónicos: Paulo César Ramirez

Tal y como prometí, empieza Diciembre y termino con mi recorrido por la lista de autores de Ácronos 2. Una despedida que tiene como protagonista al autor que llegó desde más lejos hasta estas antologías: Paulo César Ramirez. Escritor mexicano que durante este 2014 ha colocado su nombre en varias de las recopilaciones de relatos steampunk que se han publicado, amén de estrenarse en solitario con Reward, una novela Weird West de la mano de Neonauta Ediciones. Lo único que debemos lamentar es que aún no haya habido ocasión de unirle a las muchas actividades que se están desarrollando al amparo de la efervescencia steampunk en España, porque es obvio que estamos ante un autor que está disfrutando de la oportunidad que le ha brindado el género. Así pues, vaya un saludo virtual desde aquí y la esperanza de que sigamos leyéndole en el futuro.

De paso, me gustaría aprovechar también la ocasión para darles las gracias a todos los autores que han querido participar en esta ronda de entrevistas durante el año. Además de para darles a conocer, espero que estos artículos hayan servido para animar a mucha gente a acercarse al Steampunk, tanto lectores como escritores, y así lograr un fin aún mayor: que las calderas no se apaguen y los engranajes sigan moviéndose...

Y ya, sin más... pasamos a la entrevista. Que ustedes la disfruten.

1. Cuando pensaste en publicar por primera vez, ¿Qué te motivó a hacerlo?
Creo que todos los escritores tenemos muchas cosas que decir. En nuestra mente se entretejen historias, mundos y personajes que piden a gritos ser plasmados en el papel. Desde pequeño siempre me gustó escuchar y contar historias, así que ponerme a escribir fue el siguiente paso lógico cuando crecí. No voy a decirte que siempre quise ser escritor porque sería mentirte, pero el darme cuenta que siempre tenía alguna idea para desarrollar una historia clavada en la cabeza fue una de las razones que me llevó a querer publicar.

2. ¿Cómo ha sido, hasta ahora, tu experiencia en el mundo editorial?
Tendría que dividirla en dos partes. Primero, en México es muy difícil publicar un libro. No existen suficientes editoriales que volteen a mirar a los escritores del país y si encima hablamos de géneros como la fantasía o la ciencia ficción, más que difícil se convierte en imposible. En segundo, ya podría hablar de lo que ha ocurrido en mi experiencia personal. En definitiva no es como la esperaba, o al menos como lo decían mis profesores de los talleres de escritores. Actualmente parece que las editoriales están únicamente enfocadas en publicar y el trabajo de difusión corre un poco más a cargo de los autores. Vaya, quizá simplemente los tiempos han cambiado porque tampoco puedo decir que me ha ido mal.

3. ¿Dónde buscas la inspiración para tus obras?
Leyendo mucho, documentándome. Soy de la firme creencia que un escritor no puede hablar sobre algo que desconoce. Puede intentar plasmar una historia con elementos imaginarios o fantásticos, pero si no los sustenta aunque sea solo para él mismo a la larga se notará en su escritura. Por eso, y especialmente hablando del Steampunk, suelo recurrir a momentos históricos para poder empaparme de ideas, haciendo una mezcla de historia alternativa y ficción especulativa al mismo tiempo. Eso me ayuda a construir un universo verosímil y por supuesto la historia fluye mejor.

4. ¿Cuál es tu medio favorito? ¿El relato o la novela?
Curiosamente me inclinaría más por la novela. Y digo curiosamente porque me he iniciado en esto con relatos cortos para las dos antologías de Ácronos y mi primera publicación en solitario es más bien lo que yo llamaría una novela corta. Me siento en ocasiones presionado por llegar al final cuando hay que escribir relato, con menos libertad vaya. Aunque disfruto de ambos, si he de elegir lo hago por la novela.

5. ¿Cuánto te han influenciado tus estudios y /o tu profesión a la hora de escribir?
En realidad no lo había pensado nunca, pero imagino que sí han tenido que ver. Estudié psicología y es muy difícil no hacer perfiles psicológicos de los personajes de los que escribo. También estuve dando clases de filosofía y teología, por lo que escribir al respecto de algún personaje con cierta ideología o corriente de pensamiento se me facilita. Pienso que no han sido determinantes, pero sí han influido lo necesario.

6. ¿Cuál fue tu camino para llegar al Steampunk?
Yo no voy a responder con el típico cliché de decir que desde hace mucho era Steampunk y yo no lo sabía. Primeramente entré por la puerta por la que, me parece, muchos de los aficionados entran. Me refiero a la parte estética, no es un secreto que el Steampunk es bastante visual y es algo que cuando lo miras o te atrapa o simplemente lo rechazas. En mi caso fue al ver la fotografía de un amigo con su bombín, bufanda y goggles. A partir de ahí me sumergí en el mundo para averiguar todo lo que he podido al respecto. Como se conjuntan muchas cosas que disfruto como son la ciencia ficción, la historia, la fantasía, la aventura y por supuesto la literatura fue sencillo quedar atrapado por ese universo.

7. ¿Tienes alguna rutina diaria para escribir, o te dejas llevar?
Creo que llamarle rutina es darle un adjetivo agradable. Más bien tengo muchos vicios al sentarme a escribir, desde tener mi cajetilla de cigarros y un cenicero de vidrio en color verde a la mano, servirme un refresco de cola en un vaso especial y ser preferentemente nocturno. Encima de ello tengo que ambientarme, ya sea con música o viendo imágenes. Después de que tengo todo eso, me dejo llevar. Pueden ser vicios o manías incluso, pero desde ahora creo que será agradable llamarle mi rutina de escritor.

8. ¿Qué se van a encontrar los lectores cuando lean tu relato en Acronos 2?
La Revolución de los hermanos Serdán es un relato que transcurre en el México de inicios del siglo XX en lo que sería el equivalente a la época eduardiana, lo cual ya marca una diferencia de las típicas historias centradas en el Londres Victoriano; pero además está basada en un acontecimiento histórico muy importante que es el inicio de la Revolución Mexicana. Pero no es un relato histórico estrictamente, ya que contiene elementos anacrónicos. Es en definitiva lo que se llama una ucronía que, por supuesto, cuenta con diferentes elementos que lo convierten en un Steampunk fresco, fuera de clichés innecesarios. Espero que los lectores disfruten del relato y les guste.

9. Algo que puedas contar sobre tu próximo proyecto literario...
Si todo marcha bien, en unos meses NeoNauta ediciones publicará mi primera obra. Se trata de una historia de Weird Western con toques Steampunk. La historia trata respecto de un grupo de forajidos formado por las minorías de la época, que son dirigidos por un mexicano que posee el ojo del diablo, un artefacto mecanizado a la vez que maldito. Es una historia con un universo muy rico y que espero que pueda haber más a futuro. Ahora mismo trabajo en una novela de corte pulp con una idea que me surgió a partir de la convocatoria de Alambre de Letras también hecha por NeoNauta.

10. ¿Qué libro rescatarías a toda costa de tu biblioteca?
Se me ocurren varios libros que, por diferentes razones, rescataría a toda costa. Algunos los rescataría por su valor sentimental, otros por su contenido e información. Algunos más por su rareza y por último elegiría por simple gusto. Por ejemplo, se me ocurre que por valor sentimental elegiría Ilusiones de Richard Bach, que es un libro que me regaló mi padre cuando yo era un adolescente. Por su contenido e información El Universo de la Kabbalah de Shimon ben Halevi. Tengo un manual para aprender español que está escrito en alemán publicado en 1873 que rescataría por su antigüedad y por último La historia interminable de Michael Ende que es un libro que me gusta mucho, tanto por su historia como por la maquetación.

11. ¿La última novela que has leído y recomendarías?
Actualmente estoy leyendo Lendaria de Josué Ramos, que es una space opera steampunk y la cual me ha sorprendido gratamente. Me parece que es una obra muy adelantada dentro del género steampunk en español, con mucha visión. Aunque aún no la he terminado, dudo mucho que el final me defraude. En definitiva la recomiendo.

12. ¿Con qué escritor te gustaría coincidir en un ascensor? ¿Qué le preguntarías?
Con Philip K. Dick, aunque no sé si charlaría con él como escritor que quiere aprender o como observador en una especie de terapia de ascensor. Creo que sería una experiencia fascinante de cualquier modo.

13. Aparte de la escritura “literaria”, ¿hay algún otro medio que practiques, o que te gustaría probar? (poesía, periodismo, teatro, guión de cine/cómic/tv...)
Desde Marzo de 2011 dirijo la revista digital El Investigador que trata sobre Steampunk y otros retrofuturismos. He escrito varios artículos de la temática y he tenido la fortuna de entrevistar a artistas y escritores dentro del movimiento. Además, me gustaría escribir un guión de cómic o alguna novela gráfica Steampunk, que es algo que me parece le está faltando al género en español.

14. Aparte de escribir, ¿practicas alguna otra disciplina artística?
En mis ratos libres (que no suelen ser muchos) estoy aprendiendo a realizar modificaciones de armas de juguete y la creación de goggles de manera más artesanal, que en lo personal lo considero una especie de arte decorativo. Finalmente el Steampunk es muy amplio y permite esa libertad al momento de expresar la creatividad en diferentes áreas.

15. ¿Algún sueño que te falte por cumplir, y puedas confesar?
Pues pienso que me quedan muchos sueños por cumplir. Así, sin pensarlo demasiado me gustaría andar por España para asistir a alguna EuroSteamCon o algún evento con cualquiera de los amigos que tengo por allá.

Una vez más, encantado de haberte tenido aquí. Y ya sabes que cuentas con este tablero para subirse encima y hacerse notar cuando sea necesario...