Aún no eres un seguidor del blog?!

martes, 1 de octubre de 2013

Cuentos de Ciudad Esmeralda

Desde hace algún tiempo, vengo esperando a poder dar esta noticia. Y no sólo por el hecho de tratarse de la publicación de otro relato mio, si no por el género que toca y las circunstancias que rodean a la obra.

En primer lugar, Cuentos de Ciudad Esmeralda es una recopilación de relatos infantiles. Y eso, teniendo en cuenta mi bagaje literario, es un salto cuántico. Nunca había escrito relatos para niños, por dos razones principales: mi tendencia al terror psicológico o morboso (que suele cuadrar poco con este género), y la dificultad que supone cambiar tu lenguaje literario cuando se trata de narrar para niños. Por todo ello, lo normal es que soliera dejar de lado las convocatorias en cuanto veía nombrar "relato infantil".

¿Por qué he roto con esa costumbre? Pues porque la iniciativa de Mensajeros de Oz me llamó la atención y los fines que perseguían son, cuando menos, muy nobles: colaborar con la Fundación Luis Olivares, en su esfuerzo por ayudar a los niños y jóvenes que sufren de cáncer, entregándoles los beneficios que se puedan obtener de la venta de los ejemplares. Un objetivo en el que han reunido a 35 escritores y a un número parecido de ilustradores, que hemos ofrecido nuestras obras con toda la ilusión del mundo.

En mi caso, participo con "El reclamo de cuentos". Un relato que está inspirado en mi fascinación por La Historia Interminable, y que toma varias de las ideas que he estado manejando durante años para intentar escribir algo que fuera mi "homenaje" a ese libro. Y, de hecho, tras dar por terminado este cuento estuve pensando si no podría dar continuidad a la historia en un formato de relatos encadenados. Una tarea que ahora mismo no tiene hueco en mi agenda, pero que en un futuro... ¿quién sabe?

Para adquirir un ejemplar del libro (de momento, sólo disponible en papel, pero con una versión de ebook en camino), podéis utilizar el siguiente enlace a Amazon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada