Aún no eres un seguidor del blog?!

miércoles, 1 de mayo de 2013

Nocteutores: Javier Quevedo

Un nuevo mes, y una nueva entrevista. Siguiendo con la dinámica de este año, otro autor de Nocte se pone delante del imaginario micro y responde a la batería de preguntas que el azar ha querido escoger. En este caso, un novelista de Castellón cuyo currículum no deja de crecer desde que en 2008 publicó su primera novela, El tercer deseo, una historia sobre el descubrimiento de la homosexualidad que no deja de vender ejemplares.

Como muchos de los autores que han pasado por esta sección, Javier también se multiplica en otros campos: crítico de cine y colaborador para revistas digitales. Y aún así, le queda tiempo para participar en algunas de las antologías que se han convocado desde Nocte y seguir escribiendo novelas (llevándose de paso el premio a la obra de terror del año). De hecho, una de sus últimas criaturas se ha puesto a la venta muy recientemente: Lo que sueñan los insectos.
Si ya os ha picado la curiosidad, para conocer más al autor (después de leer la entrevista, por favor), sólo tenéis que pasaros por su blog.

1. Cuando pensaste en publicar por primera vez, ¿Qué te motivó a hacerlo?
A riesgo de sonar arrogante, te diré que leí un libro publicado por Odisea Editorial que me pareció bastante mediocre, así que me dije: “Si han sido capaces de publicar esto, deberían animarse a publicar el mío, que es mucho mejor”. Me hago cargo de que sonará arrogante, pero prefiero ser sincero. Y fue tal cual te lo cuento.

2. ¿Cómo ha sido, hasta ahora, tu experiencia en el mundo editorial?
Me siento afortunado, porque hay gente que ha apostado por mí y no siempre con libros “fáciles” (como fue el caso de Cuerpos descosidos). Pero me entristece que las editoriales grandes hagan todo lo posible por asfixiar a las medianas y las pequeñas. De ahí que tu libro no siempre esté bien distribuido ni posicionado y que tantas editoriales desaparezcan, pues es como el Quijote luchando contra molinos de viento.

3. ¿Dónde buscas la inspiración para tus obras?
Allá va un cliché: más que buscarla yo, me encuentra ella. Pero es cierto, no siempre soy consciente de dónde viene. A veces, me doy cuenta ya revisando lo escrito. Y puede venir de una película, un pasaje de un libro, alguien a quien conozco, reflexiones personales o aspectos de mí mismo. En mi última novela, Lo que sueñan los insectos, hay un poco de todo esto.

4. ¿Cuál es tu medio favorito? ¿El relato o la novela?
Me gusta mucho el relato, pero algo me dice que mi medio natural es la novela. Digamos que en las novelas sé medir bien las tazas para que al arroz no se me pase. Con los relatos, los tempos, los temas y las estructuras se me hacen más complicados.

5. ¿Cuánto te han influenciado tus estudios y /o tu profesión a la hora de escribir?
Mi profesión no demasiado, pero mis estudios sí, porque estoy licenciado en Filología Inglesa y he visto mucha literatura durante mi carrera. Además, cursé unos estudios literarios en la Universidad de Huddersfield, gracias a los que interioricé bastantes técnicas de escritura.

6. ¿No crees que actualmente se enfoca demasiado la carrera de escritor hacia la consecución del éxito editorial, sacrificando incluso la calidad literaria?
No sabría hablarte en nombre de otros. Aunque quizá los hay que no llegan a más y dan lo que dan por eso, no por razones estrictamente comerciales. En mi caso, debo admitir que los resultados comerciales me preocupan, pero no tanto por mí (o no solo por mí) como por quien ha apostado por mí. Me importa que haya unos buenos resultados. Y por eso siempre intento dar el mejor producto posible, que me parece lo más honesto y justo para todos. Soy muy exigente conmigo mismo.

7. ¿Tienes alguna rutina diaria para escribir, o te dejas llevar?
Me temo que no soy particularmente disciplinado. Veo que hay colegas que incluso se marcan un mínimo de palabras al día. Le dan mucha importancia a eso. Yo me dejo llevar, no estoy muy pendiente del reloj y los números, ni por arriba ni por abajo. Lo que sí hago es escribir siempre de día. No soy nocturno a la hora de trabajar.

8. Hazte un poco de promoción. Cuatro razones por las que se deberían leer tu última obra...
Pues mira, con esto no voy a ser nada humilde. Primero, porque Lo que sueñan los insectos es una novela que sabe entretener con una historia que engancha de principio a fin. Segundo, porque sabe conmover con unos personajes bien construidos, con los que el lector se puede identificar fácilmente. Tercero, porque sabe inquietar con unos ambientes, unos pasajes y un desenlace que difícilmente olvidarán. Y cuarto, porque todo ello lo hace de la mejor forma posible: estando bien escrita.

9. Algo que puedas contar sobre tu último proyecto literario...
Lo más inmediato son un par de relatos de terror para sendas antologías colectivas. Después, quiero empezar una nueva novela que dejará un poco de lado el terror para acercarse más bien a la fantasía oscura en un tiempo histórico y un entorno muy español. Y hasta aquí puedo leer…

10. Por fin eres un autor consagrado... ¿a qué lugar del mundo le pedirías al editor que te enviase “para inspirarte y documentarte”?
Lo de consagrado no lo veo, pero gracias por la confianza. No sé, creo que Tokio es un sitio que me inspiraría mucho. A simple vista, me parece una ciudad bastante impredecible en muchos sentidos. Aunque ya ves que mis novelas tampoco requieren de escenarios particularmente “exóticos”: Valencia, Ámsterdam, Sitges, Segovia, Madrid…

11. ¿La última novela que has leído y recomendarías?
La última novela que he leído no es la que yo recomendaría, me temo. Sí recomendaría El curioso incidente del perro a medianoche, que es una de las últimas y me pareció una aproximación muy original y conmovedora al autismo. Y ahora estoy con El manantial, que me está sorprendiendo porque, a tenor de su componente gore y pornográfico extremo, esperaba algo peor escrito y más frío. Y resulta que no.

12. ¿En qué personaje literario te reencarnarías?
La verdad es que nunca lo he pensado. Tal vez en Atreyu o en Randolph Carter. Aunque sea para ver las maravillas que ellos vieron.

13. ¿Con qué escritor te gustaría coincidir en un ascensor? ¿Qué le preguntarías?
No estoy seguro de que por el mero hecho de coincidir en un ascensor fuera a decirle nada, pues soy terriblemente tímido. De hecho, ya he visto en persona a Ray Loriga y Clive Barker, que son dos de mis tres escritores favoritos, y fui incapaz de acercarme. Quizá me decidiera si coincidiéramos en algún sitio neutral, como una fiesta o presentación de un tercero, donde pudiéramos hablar de tú a tú sin que yo quedara como una groupie. Sea como sea, ni me gusta ni me veo capaz de abordar a famosos a quienes admiro.

14. Aparte de la escritura “literaria”, ¿hay algún otro medio que practiques, o que te gustaría probar? (poesía, periodismo, teatro, guión de cine/cómic/tv...).
Me encantaría escribir un guion de cine alguna vez. O una obra de teatro. Me apasionan los diálogos y, de hecho, en Lo que sueñan los insectos los he trabajado mucho más que nunca antes. No creo que tenga mal oído para los diálogos.

15. ¿Algún sueño que te falte por cumplir, y puedas confesar?
No sé si lo sabes, pero uno de los dos grandes temas (el otro es la maternidad) de Lo que sueñan los insectos es lo engañoso de los sueños y cómo a veces aquello que siempre hemos creído desear no hace sino apartarnos de lo que realmente anhelamos y necesitamos. Así que mejor no me mojo el culo con esto, no sea que se me cumpla mi “deseo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario