Aún no eres un seguidor del blog?!

lunes, 30 de enero de 2012

Concurso Melibro (continuación) ... y tragedia editorial

Añado esta breve nota para informar de que el Concurso de Microrrelatos de Melibro ya ha anunciado sus Finalistas. Me alegra ver que entre estos elegidos se encuentra uno de los relatos que escogí como jurado, y desde aquí le deseo mucha fortuna cuando se hagan públicos los ganadores (ya diré más adelante cuál fue).

Para ver la lista y leer las obras, aquí.

Además, y al tiempo que acababa de redactar esta entrada, me he topado con la noticia de que NGCFicción! va a cesar como editorial. Los nuevos talentos nos seguimos quedando sin puertas a las que llamar...

martes, 24 de enero de 2012

Vuelven los Cuestionarios

Ya hace casi un año que publiqué mi última entrevista a otro autor novel. Lo cierto es que esta sección se difuminó al irme quedando sin escritores "novatos" que hubiesen publicado, o que respondieran a mi propuesta de entrevista. Pero desde entonces se han ido acumulando los estrenos de varios escritores/as nacionales que bien se merecen algo de promoción. Y unos cuantos han acogido afirmativamente mi propuesta de participar en el blog.

Así pues, a partir de Febrero de este año la sección "Otros Autores" regresará mensualmente para iros presentando nuevas obras y escritores/as que puedan reclamar un sitio en vuestras estanterías. Además he añadido algunas preguntas nuevas a la lista del cuestionario, lo cual espero que colabore a sorprender a los entrevistados y evite la monotonía por leer siempre las mismas preguntas a los lectores del blog.


Así pues, tengan paciencia. En una semana, la resurrección de los Cuestionarios..

viernes, 20 de enero de 2012

Más allá de la página 20

El curioso título del post de hoy está relacionado con mi anterior artículo. Lo escribo para darme ánimos y, de alguna manera, autoconvencerme de que la peregrina idea que voy a exponer es cierta.

El hecho es que, tal y como comenté hace una semana, he vuelto a escribir con regularidad. De nuevo abro la Moleskine que elegí para contener el manuscrito de mi próxima novela, y de nuevo consigo que la pluma corra sobre el papel pautado. Las escenas han empezado a acumularse. Los personajes han salido de la hibernación. Hace siete días, hablaba "con la boca pequeña" de mi retorno a la rutina de escribir. Hoy, quiero creerme que la bola ha empezado a rodar y que podré continuar hasta que el manuscrito esté acabado.


Decir que ya tengo más de veinte páginas escritas no parece mucho, sobre todo cuando la previsión es rondar las trescientas (el valor es relativo, pues una página escrita a mano en un cuaderno no se ajusta a una página impresa). Sin embargo, supone que he doblado el volumen de texto escrito en menos de una semana. Y, como digo, lo más importante ha sido constatar que sí he recuperado el hábito de escribir a diario.

Así pues, parece que hay buenas expectativas para la primera secuela de "La Tierra Asediada". Y para aquellos que leyeron el avance de "Umbrales" durante el año pasado y se unieron al sueño de verla publicada. Yo estoy más que dispuesto a creérmelo.

sábado, 14 de enero de 2012

Progresos Profesionales

Teniendo en cuenta que no soy muy dado a triunfalismos de ninguna clase, es posible que tras leer el artículo haya quien considere que el título resulta excesivamente optimista. Que no hay para tanto, vamos. Por mi parte, prefiero pensar que sólo estoy siendo razonablemente iluso.

La primera noticia de ese Progreso Profesional se fraguó a finales del año pasado. Al tiempo que aguardaba alguna oferta editorial por "Umbrales", me surgió la oportunidad de contactar con una agencia literaria que trabaja con temática "adultescente" e infantil. Si leéis este blog, probablemente sabéis que lo de tener agente era una idea que me rondaba desde hace bastante tiempo. Sin embargo, mi primera intentona (al poco de acabar "Umbrales") chocó contra la condición "sine qua non" que se me imponía: la obra no podía haber sido enviada a ninguna editorial (lo cual, para mi desgracia, ya había hecho).

imagen de Raphael-Lacoste

Podéis imaginar mi alegría cuando me llegó la propuesta, y no hubo ninguna restricción. Nada a lo que pudiera encontrarle una pega. Lo que me ofrecían era justo lo que buscaba (sobre todo, poner en manos de alguien con más experiencia y conocimiento que yo el trato con las editoriales). Así que me decidí a firmar el contrato con Book149, y desde este mes de Enero he pasado a ser un escritor "con agente". Lo cual, no lo voy a negar, me ha hecho sentir bastante feliz.

El segundo detalle que quiero exponer tiene que ver directamente con este reto/chaladura/desafío que me he planteado (sí, sí, yo solito) con la saga de "Umbrales". Y es que, tras varios meses de parón, parece que he recuperado la inspiración. O, más bien, he logrado engrasar mi rutina de escribir. Lo cierto es que tanto la sinopsis general como la trama principal las tenía concretada desde el año pasado, pero por alguna razón estaba empeñado en redactar ciertos pasajes que tenía poco definidos. Ya he comentado varias veces que yo no escribo las novelas de forma lineal, si no que voy pasando de una parte del texto a otra según las voy pudiendo "visualizar" en mi cabeza. Pese a ello, y por alguna maligna conjunción planetaria, con este libro me enfangué al querer escribir los primeros capítulos en orden. A lo cual se ha añadido una excesiva obsesión por tener cerrado cada fleco de la trama, lo cual tampoco ha ayudado demasiado.

Todo ello me ha hecho ver con claridad que necesito un marco flexible en el que trabajar y que, aunque es bueno caminar con un "mapa", no es necesario que se trate de uno hiperdetallado. Mi atasco estuvo provocado justo por eso. Porque estos últimos días me he centrado en otros elementos de la trama que estaban mucho más nítidos en mi mente, y el borrador ha avanzado sin problemas. Aunque también es cierto que este bloqueo no ha afectado a todo el proyecto, puesto que he acumulado páginas y páginas de notas sobre ambientación, variables de la trama, y en general ideas a las que buscarle acomodo en alguno de los libros de la saga.

Así pues, y haciendo una previsión de futuro cargada de ilusión, creo que a mediados del verano ya tendré un borrador acabado de la primera secuela (a este ritmo debería terminarlo para Mayo, pero mis cálculos suelen quedarse cortos y al menos debería pasar por una reescritura). Y si la fortuna me sonríe un poco (confío en ti, Nadia), hasta puede que ya tenga una oferta para publicar "Umbrales".

martes, 10 de enero de 2012

Estantería de Lecturas Pendientes

El primer artículo de este año recién comenzado se lo dedico a una faceta que, hasta ahora, me resultaba extraña. Y lo digo sin ninguna clase de arrogancia, porque lo cierto es que siempre he sido un lector impenitente. Cualquier libro que llegaba a mis manos era devorado más pronto que tarde.

Sin embargo, como habrán deducido del título del artículo, hoy me toca hablar de libros cuya lectura ha quedado pospuesta. Teniendo en cuenta que las Navidades suele producir una incorporación más o menos numerosa de ejemplares a la biblioteca de casi cualquier persona, yo me he encontrado de pronto revisando las estanterías para encontrar hueco a las nuevas adquisiciones. No han sido muchas, pero lo cierto es que ese ejercicio me ha llevado a darme cuenta de cuántos libros están aún esperando que les preste la debida atención.

Así pues, y como "propósito para el nuevo año", escribo esto con la intención de que esa estantería figurada vaya perdiendo componentes (y de paso comento un poco cómo han llegado hasta mí, para no racanear en oratoria este primer post del 2012).


En orden, y de izquierda a derecha, empiezo por "Leyendas Populares Rusas", de Afanásiev, y "Kojiki. Crónica de Antiguos Hechos de Japón". Los comento al tiempo porque son dos libros que quería tener para poder usarlos como fuente de información y ambientación. Quienes hayan cotilleado un poco por los fragmentos de mi última novela, "Umbrales", sabrán que se fundamenta sobre todo en utilizar elementos escogidos de la mitología europea, a los cuales me gustaría añadir algunas criaturas orientales en una futura secuela, de ahí el Kojiki. Aunque aún no he hecho más que ojearlos, la novela que me traigo ahora entre manos acabará por obligarme a sentarme con Afanásiev y empaparme del folklore ruso.

La "Biografía de Clint Eastwood", de Patrick McGilligan, fue uno de mis regalos de cumpleaños en el 2011. Mis amigos saben de mi afición por Harry el Sucio, Sin Perdón, y en general por el actor más duro de todos los tiempos. Sin embargo, aunque estoy seguro de que me gustará lo que voy a encontrar entre sus páginas, precisamente el enorme volumen de las mismas es lo que me está impidiendo atacar su lectura. Ahora mismo leo uno o dos libros al mes, y me peleo con la escritura a diario, así que ochocientas páginas se me hacen un muro infranqueable. Pero caerá.

"Londres, una peregrinación", de Doré y Jerrold, ha sido una adquisición reciente pero que estaba en mi Wishlist desde hace muchos meses. Lo descubrí a través de una reseña, y me pareció que sería una herramienta más para poder recrear el ambiente victoriano-dickensiano. O, mejor dicho, para usarlo como base al crear mi propio universo steampunk. Otra de las lecturas que debería acometer mientras escribo la secuela de "Umbrales".

"Viaje a Persia" de James Baillie Fraser, y "Cazadores de Cabezas del Amazonas" de Friz W. Up de Graff, llegaron a mi biblioteca por acumulación de factores. Me encantan los libros de viajes decimonónicos, y además consideré que serían buenas adquisiciones para ese gran fondo de "libros útiles" en relación con el siglo XIX. De los dos, el libro de Fraser es el que dispone de más opciones para ser tachado de la lista de pendientes.

"Notas de América" de Charles Dickens y "Diario del Año de la Peste" de Daniel Defoe están también en esta lista, fruto de ese afán acaparador de "obras de referencia victoriana" que me atacó cuando empecé la reescritura de "Umbrales". Ambos libros empecé a leerlos y por una o por otra razón los dejé a medias, aunque mentiría si dijera que fue porque no me entretenían. Cualquier persona con un mínimo de curiosidad por la historia deberían leerlos.

"Sherlock Holmes". A raíz de leer "Estudio en Escarlata" en una edición poco satisfactoria, decidí hacerme con una versión que tuviera algo más de empaque. Este tomo en concreto recopila tanto la famosa primera aventura del detective como las otras tres novelas: El Signo de los Cuatro, El Sabueso de los Baskerville, y El Valle del Terror. Como también resulta difícil de manejar, depende de que tenga tiempo libre y ganas de aislarme en mi casa para que pueda cumplir su lectura.

"Lucky Starr" de Isaac Asimov. Se trata de un caso similar al tomo de Sherlock, puesto que ya leí las novelas del policía espacial en mi adolescencia. Pero precisamente por el capricho de tenerlas reunidas (al menos una parte) sin tener que rastrear por librerías o exponerme a entremezclar ediciones, me pareció una buena opción. Como el tiempo ha hecho que casi olvide por completo la trama de las historias, acabaré por leerlo cuando descanse un poco de mi último proyecto.

Y hasta aquí este estreno de Año Nuevo, en el que espero mantener un promedio de publicación en el blog similar al del año pasado. Y si queréis, podéis añadir en los comentarios vuestras listas de libros "pendientes".