Aún no eres un seguidor del blog?!

lunes, 8 de agosto de 2011

"Umbrales". Quinta Entrega (y primer recopilatorio)


Poco a poco, hemos llegado a la 5ª entrega de "Umbrales". La trama se va desarrollando poco a poco, y ya sólo restan otras cuatro entregas antes de que acabe esta iniciativa, allá por Septiembre. Además, y para facilitar la lectura a aquellos que puedan haberse "perdido" con tanto archivo, también he colgado un PDF con todos los capítulos publicados hasta ahora.

La entrega de hoy permite recuperar a uno de los personajes que se presentaron al inicio de la novela, y descubrir qué ha sido de él en este intervalo de tiempo. Además, os presentará nueva información sobre el universo de la aventura y la magia que lo habita. Y, como es habitual, antes de nada un pequeño avance:

Asomada a una de las terrazas, la joven Beatrix Conzhanart esperaba con una copa de champán a que llegara su pretendiente mientras las burbujas le hacían cosquillas en el velo del paladar. El pulso le temblaba, acelerado por la excitación. Aprovechando que Doña Felétin se había enredado en el habitual parloteo con las otras damas de compañía, Beatrix había serpenteado entre los invitados hasta alcanzar la salida. Ahora, recostada en la barandilla con pudorosa elegancia, se deleitó en el paisaje mientras intentaba calmar su agitación. Desde aquel lugar se encontraba en una posición privilegiada sobre las demás residencias nobiliarias de Praga, apuntaladas en la roca hasta la misma orilla del Moldava que, a esas horas, reflejaba en su límpida superficie las exiguas luces de las farolas y los últimos destellos del sol sobre los tejados de la ciudad.

—Disculpad la tardanza, señorita.

El joven caballero atravesó la puerta con un amago de reverencia que no ocultaba cierta chanza. Ella escondió el rostro tras las varillas de marfil del abanico, procurando que su sonrisa no pasase inadvertida. En las últimas semanas apenas habían entrecruzado más que algunos saludos corteses, incapaces de escapar a la vigilancia de Doña Felétin. Pero ambos habían contrarrestado esa sequía de palabras con una tormenta de gestos y miradas, aderezada con escuetas notas distraídas a los ojos de los demás.


ATENCION: Ya no es posible descargarse los PDFs. La única opción para leer los capítulos es acceder al Grupo en Facebook, donde están disponibles en el apartado de Notas. (El enlace, en la imagen de la columna a la derecha)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada