Aún no eres un seguidor del blog?!

viernes, 5 de agosto de 2011

Construyendo la Tierra Asediada (I)


Construir el universo en el que transcurre "La Tiera Asediada" fue el resultado de combinar varias ideas generales, a las que aún no había encontrado acomodo en ningún proyecto concreto. Un proceso que no deja de resultarme curioso, por más veces que pase por él, mediante el cual esas notas de ambientación dispersas se fueron retroalimentando y haciendo más sólidas a medidas que unas me aportaban la base para modificar o ajustar las demás.

De hecho, en su germen inicial el mundo de "La Tierra Asediada" estaba formado por dos planos separados: la realidad "cotidiana" y el mundo "mágico". Y ni mucho menos tenía algo que ver con la era Victoriana. La base del libro eran varios relatos que compartían protagonista (la que luego sería Marina), en una versión del siglo XX muy cercana a la de los "comic-books" de superhéroes. Precisamente porque parte de esa ambientación podía identificarse como un "sucedáneo Potteriano", acabé por ponerme manos a la obra para poder ofrecer algo más original.

El proceso para desarrollar la ambientación definitiva implicó enseñarles regularmente a mis amigos las nuevas propuestas, soportar las críticas con estoicismo y seguir puliendo el universo. Así fue como introduje en el trasfondo de la historia una idea, que había estado presente en un par de proyectos futuristas inacabados: una zona de "exclusión", afectada por una terrible plaga, de la cual se mantiene alejada la humanidad. En ese instante el elemento místico reemplazó a las ideas "sci-fi" originales, dando forma a las "Regiones Perdidas" que aparecen en la novela. Y de ahí surgieron escenas como la Roma abandonada, cubierta por los despojos de quienes murieron al comenzar el desastre y habitada por criaturas terroríficas.

Sin embargo, aún no había definido claramente la época en que se iba a localizar la historia. Mi pretensión inicial de ambientar la trama en el siglo XX seguía ahí, pero no encontraba una manera satisfactoria de conciliar magia y tecnología en esa realidad. La búsqueda de una solución se alargó bastante tiempo, hasta que me acordé de cierto relato corto y decidí enrolar a su protagonista: Argos. En cuanto añadí a ese héroe enmascarado, mitad Sherlock y mitad Batman, estuvo meridianamente claro que iba a ser una novela de tintes Steampunk. Incluso podía relacionar todo el trasfondo mágico con un evento histórico real. Y la idea de un universo en el que se enfrentaran la ciencia emergente del siglo XIX con una magia renacida me pareció muy atractiva.

Así fue como el universo de la "Tierra Asediada" comenzó a tomar forma, creando un suelo firme sobre el que hacer andar a esos personajes que estaban rondándome la cabeza.

2 comentarios:

  1. Es un honor que un escritor novel me deje su crítica.

    Por lo que leí, parece muy interesante la historia que explicás. Ojalá lleguen a la Argentina alguna de tus novelas.

    ResponderEliminar
  2. Sobre la distribución en sudamérica, sé que la versión impresa de mi primera novela no se puede encontrar porque creo que Grupo AJEC no tiene ningún convenio de distribución allí.

    Lo que sí sé a ciencia cierta es que la editorial realiza envíos a Sudamérica si alguien pide ejemplares, cobrando un plus. Si te interesa, es la opción que tienes. Eso, o esperar a que consiga crear el ebook y descargártelo entonces.

    En cuanto a las próximas novelas, dependeré de lo que ocurra. Si al final publico bajo un sello editorial, ojalá que fuera uno que también venda fuera de España. Pero en el caso de que siga adelante con mi proyecto de autoedición, quisiera hacerlo con la opción de "print on demand" para quien prefiera tener un libro entre las manos.

    Saludos y mucha suerte para ti también, Guara.

    ResponderEliminar