Aún no eres un seguidor del blog?!

lunes, 27 de junio de 2011

Una decisión difícil


Hace ya un tiempo que vengo meditándolo, pero ha sido durante esta semana que la idea se me ha clavado en la cabeza (será porque tengo mucho más tiempo para "darle vueltas a las cosas"): quiero que la gente lea mi última novela.

Ya el mes pasado comentaba que la espera de una respuesta por parte de las editoriales se me estaba empezando a hacer muy cuesta arriba. Y aunque me considero una persona capaz de armarse de bastante paciencia, lo cierto es que la desesperanza va haciendo estragos en mi ánimo. Ese deshojar la margarita día a día, viendo que no llega noticia alguna desde los oscuros sótanos en los que algún ermitaño está encadenado a una mesa sin dejar de leer manuscritos de autores ilusionados... me está sacando de mis casillas.


Total, que ante ese oscuro horizonte me armé de valor y empecé a buscar información sobre otros autores que hubiesen optado por la autoedición. Más en concreto, por la autoedición digital (obligado inciso aquí, puesto que debo clamar mi absoluta devoción por el modo de edición tradicional y mis reservas por las opciones de autores noveles en la vorágine de la web). Así que he pasado un rato cotilleando lo que se puede averiguar sobre Amazon, Bubok, Lulú y demás zarandajas. En principio, nada complicado y más que a disposición de quien quiera poner a prueba su sueño de hacerse escritor. Sin embargo, durante esta búsqueda me tropecé con la historia de Fernando Trujillo. Autor al que entrevisté el año pasado, y del cual descubro recientemente que se está cubriendo de laureles literarios en Amazon. A día de hoy, se le puede considerar el (ponga aquí su autor de best-seller favorito) del e-book español.

De mi correspondencia con Fernando ha surgido la decisión que muy probablemente voy a acabar tomando (como ya digo, no sin reticencias por mi miedo a protagonizar una caída al vacío): publicar en formato e-book mi última novela. El plan (denominado EL PLAN, a partir de ahora) consistiría en colgar una parte de la historia a modo de "entregas quincenales", para ir tanteando opiniones. Y posteriormente (hacia Septiembre, por aquello de que aún pueda responder alguna editorial), lanzar en Amazon la novela completa.

Así que atentos al blog, que próximamente habrá novedades con las que entreteneros.

8 comentarios:

  1. Rafael, me parece muy buena tu idea. Mi pregunta es ¿por qué no pruebas primero con "el secreto..."? Te lo digo porque yo ahora mismo tengo "los tiempos del Oráculo" en amazon. Lo he podido hacer porque el contrato con Raúl no incluía edición electrónica, y supongo que a ti te pasará igual.
    Mi experiencia en amazon es positiva, pero te adelanto que no vendo más de 15 ejemplares al mes, y ya he intentado varias estrategias (y sigo probando cosas).
    El caso de Fernando es espectacular, pero no es la norma. Con esto no intento desilusionarte, ni mucho menos, pero creo que si cuelgas antes con tu novela anterior, no pierdes nada y vas probando para decidirte o no por publicar la nueva. Esto te lo digo porque creo que ahora cualquier editorial se echaría atrás si se entera que ya has publicado la novela por tu cuenta. Y puedes perder la oportunidad de un contrato sin saber si te irá bien vendiendo e-books. En fin, solo quería darte mi opinión por si te sirve de ayuda.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ramón!!

    En efecto, mi contrato no habla de la edición electrónica. De hecho, suponía que Raúl contactaría conmigo al respecto ahora que está en marcha Ficcion Books. Creo que seguiré tu consejo para hacer esa primer prueba y así aprender cómo es eso de subir los libros en Amazon.

    Y nada... habrá que intentar descubrir el secreto de Fernando.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, como ya he dicho, tenia (y aún conservo) la ilusión de poder publicar con una editorial "tradicional", pero parece que no va a ser en esta ocasión.

    Siempre me queda el sueño de que me ofrezcan editar si el e-book tiene éxito... :P

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    Mi secreto es la suerte, no hay otro.

    Supongo que cada uno lo vemos de manera diferente, pero yo no le daría los derechos a una editorial tradicional por 10 años, ni cinco. A menos que haya alguna compensación extraña que ahora no soy capaz de ver. En formato impreso, sí, ahí les cedo todo lo que quieran y más, pero en digital...

    Dentro de unos años se van a vender burradas de ebooks. Cada vez más. Los lectores digitales bajarán de precio...

    De todos modos, piensa que si una editorial tradicional se interesa por tu novela y te piden los derechos digitales, retirarala de Amazon te puede llevar tanto como un par de clics de ratón y diez segundos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Nando, ¿estás seguro de que retirar la novela de amazon cuesta tan poco? Yo no he leído la letra pequeña, pero la recopilación de relatos que tengo a la venta, la quité (hice el tonto porque sólo quería cambiar el título y pensé que para eso era necesario hacer otra edición). El caso es que en el "bookself" de amazon, no me ha desaparecido la novela retirada, sino que se mantiene como "draft", por más que selecciono el "unpublish". Eso me da por pensar que amazon mantiene algún tipo de derechos sobre ella...

    ResponderEliminar
  6. Rafael, a mí Raúl me ofreció otro contrato para la edición electrónica, pero lo rechacé.
    A pesar de no ser un éxito, creo que vendo más teniendo la novela en amazon, aparte de sacar un poco de dinerillo.

    ResponderEliminar
  7. Ramón, yo he retirado una y no tuve ningún problema.

    Creo que lo que pasa es que Amazon se queda una copia para dársela a quien la haya comprado. Me explico, si compras una novela en Amazon y se te rompre el lector o el pc, si te compras otro lector te puedes volver a descargar la novela, nunca la pierdes.

    Eso no lo puedes evitar, y es lógico que así sea. Quien ya compró la novela por qué no podría tenerla, no tiene sentido. Aparte de eso, la novela está retirada a todos los efectos.

    Pero vamos, que si una editorial ve potencial en un texto y ese detalle le tira para atrás, me parecerían unos necios sin visión de futuro, que no les irá muy bien dentro de unos años.



    Un saludo.

    ResponderEliminar